«Decir lo que se piensa, como se piensa y en el momento en el que se piensa no es señal de sinceridad y naturalidad, sino de irascibilidad y salvajismo», advierte la filósofa Ana Carrasco-Conde.