Hace falta valor y ser corto de miras para cancelar un proyecto ya aprobado y financiado por las Instituciones Europeas como es Women’s Legacy, cuyo objetivo principal es incluir en los libros de texto la aportación de las mujeres a la cultura universal.