María Bueno

María Bueno Artista plástica

“Nací un 19 de julio de mucha calor a orillas del mar, mientras mi madre pensaba que unos boqueroncillos le picoteaban el vientre”. Así contaba mi madre cómo llegué al mundo. Así lo recogí yo años después, en una colcha bordada.

Sin duda alguna, mi nacimiento y vivencias ligadas al Mediterráneo han determinado mi obra. Me crie entre el campo y el mar, entre el norte de África y Andalucía y, de forma un tanto inconsciente, el arte ha ido narrándome en conexión con lo(s) demás. Estudié Filosofía y Bellas Artes. Desde la pintura y el dibujo he ido creando proyectos individuales y colectivos, colaboraciones, comisariados y publicaciones. Gracias a todos ellos, he establecido una práctica comprometida que versa sobre el concepto de memoria.

Así dicen de mí Susana Blas y Marta Mantecón:

“María Bueno demuestra una maestría técnica y conceptual impecable en sus trabajos, al tiempo que construye un dispositivo emocional e íntimo de gran originalidad. En sus series confluyen sus preferencias temáticas: la relación íntima del ser humano con la naturaleza y la memoria, la búsqueda de espiritualidad, la fragilidad de la existencia, la apuesta por los aprendizajes comunitarios y la recuperación del legado de las comunidades y culturas que no han tenido voz en el discurso académico… Las obras de la artista exceden la función estética y aseguro que emanan efectos en el que mira: visiones, regresiones y actos de curación”.

Susana Blas. Historiadora y comisaria independiente.

“María Bueno construye su imaginario en relación con los demás, expandiendo la red afectiva y su potencia sanadora. Le gusta mezclar procesos, tejer complicidades, hacer en común e integrar lo ajeno, pero también lo propio. Toda su práctica artística pone de manifiesto que las formas de conocimiento que se transmiten de generación en generación y no se pueden cuantificar, pesar o medir, ni se rigen por la lógica del beneficio inmediato, son el legado más valioso. Nuestra herencia está hecha de memoria”.

Marta Mantecón. Historiadora, docente y comisaria independiente.

En 2009, presenté la exposición individual El día que me murieron en la galería Rafael Pérez Hernando de Madrid. Recogía entonces, en pintura de gran tamaño, mi propia memoria familiar ligada al campesinado y la artesanía. Un año después, en el 2010, recibí el I Premio Internacional dePintura FocusAbengoa. Gracias a esta galería madrileña, he realizado proyectos como Posible escenografía para Remedios y Leonora, Algo así como un ajuar y Dibujos. Casi de forma paralela, movida por el textil, las prácticas escénicas y los procesos creativos colaborativos, expongo en la sede de la compañía de Vermont,Bread and PuppetTheater y realizo un mural en el Centro de Arte NIAD (NationalInstitute of Arts and Dissabilities in California), así como participo en las Jornadas Internacionales de Arte y Feminismo en la RESAD.

A partir del año 2017 trabajo junto a mi madre Ángeles e hija Maiá, lo cual se materializa en la publicación de libros gastronómicos, exposiciones tales como Ojo de tigre cuando tú miras y Un vestido para Leonora, la participación en el I Simposio Internacional de Leonora Carrington y la puesta en marcha de Fridafro, proyecto a día de hoy en proceso abierto, el cual es estudiado a nivel académico y con réplica en Latinoamérica. Recientemente, he recibido premios por proyectos como Healing y M-Arte y Cultura Visual. En ambos intento poner en el centro a todos aquellos seres y personas que me rodean; muy en especial, a las mujeres dado el poder de lucha, resiliencia y creación que poseen.

Así pues, desde el inicio de mi trayectoria entiendo que es crucial tejer alianzas y sostén mutuo, bajo la premisa de hacer de este mundo un lugar mejor. Precisamente por dicha razón, he sido recogida en el New York Times. Para más información:www.mariabueno.es