Alba Carballal escribe sobre el «eterno retorno» de las catástrofes medioambientales en Galicia y la consiguiente desidia institucional: «A nadie por aquí le sorprenden ya las imágenes, mil veces vistas, de la gente corriente recogiendo residuos en las playas».

.