Ya es hora de que comprendamos que ni nuestros valores ni nuestros intereses coinciden en estos momentos con los del Estado sionista de Israel. Y que de nada sirve condenar ahora a Hamas si no condenamos ayer, y hoy, y mañana, la ocupación israelí y todos sus crímenes.

.